domingo, 25 de mayo de 2014

SABINO MÉNDEZ Y EL DÍA QUE MURIÓ MARCELO MASTROIANNI

Si el principio de Justicia Universal es aplicable al rock 'n' roll, no encuentro mejor ocasión para reivindicar la poca justicia que se ha hecho con lo que considero una de las obras cumbres del rock en español, "El Día Que Murió Marcelo Mastroianni" de Sabino Méndez. Sabino es uno de los mejores letristas nacionales. Sabino es un músico clave de la movida musical de los 80. Sabino es el guitarrista que tocó con Loquillo y los Trogloditas en sus mejores años. Sabino es un genio. En este disco Sabino imprimió al rock hispano inteligencia, es un clásico en toda regla que en su actual reedición se escucha más actual que nunca; sólo encuentro este nivel en la obra de gente como Lapido, H. Röver y, quizás, Q. González. Un placer para las orejas, veamos:
 
1. Gracias, Público Inteligente. La primera en la frente; ironía brutal al star sistem en clave de blues. Nunca me creí esa historia de odio mortal entre Sabino y Loquillo; ambos complementarios y necesarios, uno tiene lo que al a otro le falta y viceversa. Desgaste, sí, y poco más. La postura intelectual de Sabino se aleja del arquetipo del líder rockero enfundado en cuero que idolatra a rebaños de fans para que sigan comprando sus discos y vengan a sus conciertos. Sabino se lanza sin paracaídas.
 
2. Los Buitres de Santa Coloma. ¿Quién se acordaba de Bowie y Lou Reed en los 90? "La vida puede acabarse cuando apenas aún empieza...". La visión pesimista de un mundo dominado por la idiotez que idolatra el consumo y encumbra al dinero como una deidad. Esos buitres los tenemos todos sobre nuestra cabeza. El mensaje inteligente y el rock and roll unidos como nadie lo había hecho antes, un clásico.
 
3. Bajando de la Fama (Al Fondo A La Derecha). Autobiografía pura, el fin de una generación que se acaba a pasos agigantadas; epitafio perfecto para una jet set de músicos venida a menos del panorama español, como a todos les llega la hora y no hay más remedio que aceptarlo: "Muchos de los que quiero están esperando que Dios les cierre el bar..."
 
  4. Macarras y Muñecas. En tono más distendido; el acercamiento gráfico perfecto de aquellas noches donde las drogas y el sexo sin medidas, complementaban a la música. A la medida de su alter ego "loco", pero que se guardó para darse un homenaje.
 
5. Princesa del Tatuaje. La literatura y el rock. "Debajo de una axila, si hubiera un apuro, puedes encontrar resumen abreviado del actual vigente código penal..." La obsesión por el tatuaje, la ironía sobre el exceso y el uso genial del idioma de Cervantes conjugado con el idioma de Chuck Berry.
 
6. Libertad Para Arruinarse Precozmente. La visión pesismita de Sabino me hace sospechar los estados de resaca en los que podría componer estos temas. Tema para ser cantado en barras de bar recordando a los que ya no están aquí, "y al final del camino que nos toco desgastar, pese a los esfuerzos no ver ningún más allá...", crónica anunciada del fracaso que estaba llamando a su puerta.
 
7. Enfermedades de Transmisión Sexual. Fan declarado de Paco Ibáñez, homenaje al bardo. Sin duda inspirada en el miedo a otro de los jinetes del apocalipsis de aquella década, en tono hilarante por supuesto.
 
8. El Compromiso Social del Artista, je, je, je. Dónde están los magníficos artistas en tiempos de males; "soy el artista preocupado socialmente, que mi guitarra alimente la fragua, sería alienarse si yo pido que el pueblo me page un descansito en Bahamas". Canción premonitoria ¿Hay algún artista por ahí...? No, parece que no.
 
9. Planeta Rock. Uno de los temas que recuperó en la reconciliación de "La Nave de los Locos"; insistiendo sobre el fin del sueño, camino de la depresión, nacido, sin embargo, para ser un himno.
 
10. Sin Novedad en el Paraíso. Su particular "Rock In The Free World", prácticamente un plagio si no fuera por la actitud nihilista y desesperanzadora que aporta al desmoronamiento de la raza humana. Los Montañas, banda soporte, se enfundan el traje de los Crazy Horses. Memento monumental del disco.
 
11. El Rock del Portal. Prolíficos son los rockeros argentinos que han sabido utilizar con acierto el idioma castellano en este estilo. Era lógico elegir una versión del gran Moris. Otra joya instrumentada magistralmente por los Montañas.
 
12. El Lado Más Bestia de La Vida. Esa versión que hace Albert Pla del "Walk On The Wilde Side" de Reed no gustó a puristas, esta reversión de Sabino es quizás más acertada por su dureza en los arreglos. Sabino nunca negó su admiración por la rumba catalana, la elección es cuestionable pero eso es lo que le da a este disco el nivel de obra maestra.
 
13. Rock And Roll Star. Entiendo el rechazo que puede crear la escucha de este clásico; toda la mala uva en un himno generacional, arreglos que convierten el sueño de adolescentes en un canto desesperado de fracaso y caída. No querrás volver a escuchar la versión de los Trogloditas.
 
14. Demoliendo Hoteles. Otra eminencia del rock argentino, Charly García. Para mayor gloria de los Montañas que no tienen otra opción que la de convertirse en la mejor banda soporte de la historia del rock español.
 
15. Bandera. Sí, porque ante el panorama desolador sólo queda izar banderas de horror,y no sé si es mejor vivir una "vida sin preguntas", porque las respuestas podrían matarnos. Punto y final.
 
Toda la mitología que acompaña a este disco: fracaso descomunal, nefasta promoción, quiebra de la compañía, desidia del autor, rechazo consensuada de la crítica más puntera, el "mal sonido" de los temas grabados en directo, y el efecto perjudicial que causó la muerte de Mastroinanni dos días después de su presentación en sociedad; no hacen sino engrandecer lo que puede ser uno de los cinco mejores disco de la historia del rock español que sobrevivirá a todas las modas y crisis, ya que en sí mismo es la banda sonora del fracaso de la humanidad que prevalece ahora más que nunca.
 
 

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

No he escuchado este disco, la verdad y eso que sabino siempre me ha caido bien , salvo alguna cosa o veleidad politica que tuvo en su época creo recordar, así que me voy a hacer con el mismo

Johnny J.J. dijo...

Joer, cómo lo pones, me has picado la curiosidad porque más de una vez he estado a punto pero nunca me he decidido a escucharlo por lo menos. Abrazo.