jueves, 4 de abril de 2013

THE ROLLING STONES IN 2120 SOUTH MICHIGAN AVENUE (1964)

No tengo claro cual pudo ser el primer disco que escuché de los Rolling Stones, pero sí creo que los primeros editados fueron los últimos. Nunca me sentí más fan de los Stones que escuchando sus primeros discos; ese blues acelerado de sus tres primeros discos fueron los auténticos inspiradores para que en la escena musical anglosajona se llenaran de grupos que hoy revientan las estanterías de mi discoteca. Cada vez más recurro a ellos como señal de autenticidad de un época irrepetible dónde la falta de técnica instrumental se suplía con una energía desbordada en la interpretación de los temas, muchos de ellos versiones de clásicos del blues y soul de los primeros 60's. Y claro, no fue una sorpresa que Jagger, Richards y compañía acabaron apareciendo por los estudios Chess de Chicago (situado en el 2120 South Michigan Avenue) en 1964. Ahí grabaron un buen puñado de temas, con el típico efecto de los estudios Chess que daba ese dramatismo inigualable a aquellas canciones (un eco especial con la banda grabando en directo). De ahí surge esa anécdota en la que los Stones encontraron al gran Muddy Waters    -¡su idolo!- pintando el techo de los estudios para ganarse un dinero extra (cosa que he dudado siempre ya que ese año estuvo muy activo editando su magnífico "Folk Singer" acústico y dando una grandiosa gira por Europa como se puede comprobar con su grabación "Live In Paris", imprescindibles). Los temas fueron repartidos en singles, EPs y discos que según editaran en Europa o EEUU llevaban distinta distribución, los 12 x 5 y The Rolling Stones Now! podrían ser los más completos. Las guitarras suenan endiabladas, con una distorsión natural que pone los pelos de punta; la base rítmica sin excesos, no dejaba lugar a dudas; las armónicas alternadas en Jagger y Jones sin amplificación, directas por micro de voz como el mismísimo Sonny Boy Williamson II; Jagger despliega un repertorio imitativo en la voz que va desde Slim Harpo a Jimmy Reed; Ian Stewart toca todo lo que tenga teclas, pero se luce con el Hammond; la banda más grande del rock de todos los tiempos lo fue también en el 64.

3 comentarios:

Johnny dijo...

Yo soy fan declarado de esas primeras grabaciones de los Stones, acudo a ellas con regularidad y siempre me aportan muy buen rollo. Creo que en ellas ya se puede percibir que estábamos ante una gran bestia del rock. Un abrazo.

luther blues dijo...

Una epoca dorada ,el estudios indicado y unos muchachos dispuestos a comerse el mundo tenia que terminar con un muy buen resultado .
A pesar de que en mi opinion nos siguen debiendo el "disco de blues" sus majestades entendieron perfectamente de que e trata todo esto
Un abrazo

Chals dijo...

Buscaré estas grabaciones, tienen muy buena pinta. gracias.