domingo, 5 de noviembre de 2017

SAMANTHA FISH: "CHILLS & FEVER" / "BELLE OF THE WEST" 2017


No puedo dejar pasar la proeza de esta mujer. En apenas ocho meses de diferencia ha conseguido marcarse dos discos que la han reiventado, pasando de ser una cara habitual en los festivales de blues, con su papel de guitar hero woman, a plantarse con dos proyectos revitalizadores en la que toma dos vertiente diferentes pero notables en el resultado: un disco producido por Bobby Harlow (The Go, King Tuff…), Chills and Fever,  en la que resucita ese sonido magnífco nos dejó los Detroit Cobras de Rachel Naggy, con temas icónico de Rythm & Blues insuflados con la fuerza del rock más garagero; y otro disco en la que elige meterse en la blues más pantanoso del bajo Mississippi y dar rienda suelta a su pasión más americana producido por el puto amo de esto que no es otro que Luther Dickinson (North Mississippi All Stars...) , Belle Of The West. En el primero elige músicos que formaron parte de las legendarias grabaciones de las cobras de Detroit y se marcan un ritmo frenético con temazos como He Did It (The Ronnettes), Chills and Fever (Ronnie Love), Hurt’s All Gone (Irma Thomas), Crow Jane (Skip James) e incluso se atreve con un tema de Nina Simone “Either Way I Lose” entre otros. Ya te digo que son temas escogidos, algunos tesoros olvidados a los que le da el brío propio de sus veinte ocho años de vida y un talento arrollador. Ojo que no se descuelga su Gibson SG y sigue llevando los pantalones en los directos de presentación del disco. Un disco con vida propia que podría haber explotado a lo largo de este año y que vine. Pero no ha sido así. Al anterior Chills and Fever le ha sumado el soberbio “Belle Of The West” en el que le acompañan gañanes del tamaño del nombrado Luther Dickinson, Jimbo Mathus, Lightinin Malcom o el talentoso violín de Lillie Mae. Lo hace con temas propios de gran talla y calado “americana” como America Dream, Need You More, Cowtown, Daughter. Consiguiendo darle por un lado ese toque de soul del que no puede desprenderse por la propia naturaleza de su voz (que tiene mucho de ese acento sureño propio de Susan Tadeshi) y sobresaliendo el impecable trabajo instrumental tanto de ello como de los nombrados. Me quedo con la versión que hacen del Poor Black Mattie de R.L. Burnside porque no se puede uno mojar en el Mississippi sin acordarse de él, eso es de ley, y me muero escuchando el temazo "No Angels" que se marca como si estuviese en un Juke Joint de Louisiana a altas hora de la madrugada y en sospechoso estado de conciencia. Dos discos notables de verdad, que sumados deben estar entre lo mejor de este año.
 

4 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

pues por la mañana estuve a punto de enviartelo pero vi el post y me dije coincidimos. Los dos muy buenos tal vez por la novedad el ultimo me ha cautivado mas pero ambos sensacionales

Johnny JotaJota dijo...

No conocía el anterior de hace unos meses. Suenan de lujo las dos muestras pero la segunda con la guitarra me ha encantado. Además veo que en la producción anda el de NMA. Lo escucharé. Abrazos.

Luther Blues dijo...

Cuando estallo la irrupción de chicas guitarreras me provoco un desinterés debido a la gran cantidad y copias de ellas mismas que no tuve tiempo en sumergirme en la carrera de la Fish.
Paso desapercibida y ahora tendré que remediarlo...
Saludos !

Rick dijo...

Es la escuela Imelda May: cuando hablamos de estilos y géneros a los que ya no se les puede añadir más recursos, estos llegan por la vía de la diferencia sexual. Nos guste o no, el futuro es de las mujeres. Y a mí por lo menos me gusta muchísmo: tengo dos hijas.