lunes, 11 de enero de 2016

BLACKSTAR, ESTRELLAS NEGRAS POR LA MUERTE DE BOWIE


Desde que Bowie publicó su último disco "Black Star" no he parado de leer críticas que buscaban la destrucción del mismo a partir de primeras escucha o más bien "pre-escuchas" que arremetían con furia sobre él con poco fundamento. Otras, más sesudas, se refugiaban en la pedantería para acusar un Bowie pretencioso al que no le perdonaban que fuera una megaestrella del pop.  Es curiosa la perspectiva que está tomando en los medios la opinión sobre el último disco, tras su inesperada muerte, esos mensajes encubiertos que adelantaban su muerte, los temas escabrosos sobre ejecuciones o sadomasoquismo...Y es que vivimos tiempos de "primeras escuchas" de "primeras impresiones", que de manera tan precipitada (con un simple comentario en el facebook) nos permite mandar un disco a la papelera de reciclaje, muchas veces con toda la injusticia del mundo. ¿Dónde estaban los fans de Bowie? ¿Por qué hemos dejado que opinen otros? Muchos, ni comulgantes con Bowie en sus mejores tiempos. ¿Cuántos han valorado este disco en su justa medida? ¿No es acaso una maravilla ese arranque inicial con Blackstar? Detente el en minuto 4.40, en el que el tono dramática de una inminente ejecución da un giro de esperanza y color que sólo un genio es capaz de recrear con un talento compositivo fuera de lo normal. ¿Quién afronta temas oscuros como el sado o la castración con tal maestría? Podrías bailar "Tis a Pity She Was a Whore" hasta el final, sin imaginar el dolor y la oscuridad que lo fundamentan. Nadie va a separar "Lazarus", su siguiente tema, del vídeo clip que se ha difundido. Enorme, porque el talento Bowie  crecía delante de las cámaras. "Mirad arriba estoy en el cielo, tengo cicatrices visibles..." dice con la emoción de una persona que están convirtiendo una canción en su testamento. "Sue" es otro tema que dará que hablar a sus detractores por los arreglos digitales y electrónicos que tanto le critican, pero ahí está también Bowie, amenazante, convirtiendo el crimen en arte, peligroso e inquietante. En la misma línea se presenta "Girl Loves Me". Reconozco la poca conexión con estos temas, que muestran un Bowie experimental pero inquietantemente interesante, con el que sí conecto como fan, como he conectado tras años con su etapa "Berlin" que siempre me pareció fría y con poca alma. Porque todo se perdona cuando llego a un tema de la belleza y sensibilidad de "Dollar Days" y "I Can't Give Everything Away",  joyas, acentuadas por el saxo al que homenajea de principio a fin en el disco, instrumentos favorito del duque. Cuando publicó su anterior maravilla "The Next Day" dije que iba a ser el año de Bowie, me equivoqué, la negra suerte le tenía guardada otra ocasión. La muerte de Bowie me ha llegado en un día raro que me ha ayudado a afrontar la inesperada noticia con cierta calma, sus últimos disco daban pistas de que podríamos gozar de alguna obra maestra más, de un buen puñado de canciones maravillosas e irrepetibles. Espero que haya sido un descanso para él y se haya ido con la seguridad de haber contribuido a hacernos mejores personas con su música. 

7 comentarios:

RAFA dijo...

Que gran perdida para la humanidad. Desde luego el mundo de la musica es peor sin él. Reconozco que desde Tin Machine ya desconecte de él, sigo recuperando sus clasicos a menudo, pero su ultima etapa no me llegaba tanto. Aun no he escuchado Black Star, pero seguro que hay calidad a raudales.
Aun recuerdo cuando lo vi en Barcelona en la gira de despedida de sus clasicos, brutal.
un abrazo,

digital33rpm dijo...

Estoy de acuerdo con tu explicación , Blackstar es una obra maestra y lo considero entre lo mejor de la carrera de Bowie.
Con una carrera tan larga es normal que tenga algunos discos irregulares, pero incluso en estos discos encontramos obras de arte.
Bowie era único y por esta razón hasta nos hizo un adelanto de su muerte (los clips y canciones como Blackstar y Lazarus te ponen la piel de gallina).
Un álbum duro de digerir, pero no podía ser de otra forma estando a las puertas de la muerte.
En mi opinión un 10 sobre 10, de Bowie no podía esperar otra cosa. Saludos,

bernardo de andres herrero dijo...

En un primer momento al disco le dieron palos por todos lados por lo cual deduje o que era un amierda sublime o una genialidad Ni lo uno ni lo otro para mi es notable lp que sería un sobrew si alguna canción fuese acortada . En todo caso mas que digna despedida

Carlos Roig dijo...

Una digna despedida, una sentida reseña Antonio. Me pasa parecido que a Bernardo, hay un par de canciones grandiosas y otras tantas que no pasan del bien justito, pero su carga lírica es indudable más allá de como suene. No he sido defensor a ultranza de este disco, pero tampoco me considero menos fan por ello. Que gran pérdida amigo, que triteza. Ahora lo sabemos por su amigo Tony Visconti que la muerte es parte primordial del disco, aunque nadie lo sabía, un elemento oculto y ahora despejado que tal vez con el tiempo de a este disco un halo clásico. Saludos y un abrazo.

Addison de Witt dijo...

Primeramente decirte que estoy de acuerdo con lo apresurado de muchas críticas que se hacen hoy en día, yo creo que alguna vez también he cometido este error. En cuanto al disco yo lo escuche el viernes por la tarde, decidí no hacer reseña del mismo, insisto en este punto, pero no lo he vuelto a escuchar, el fin de semana me apetecían más otras cosas a pesar de escucharlo el viernes, y eso es revelador.
No haré la reseña como digo, y la muerte de Bowie me ha golpeado muy fuerte, mucho, hay mucho Bowie en mi interior, pero creo que dejaré el disco para dentro de unas semanas.
Ahora toca luto por el maestro.
Saludos.

Johnny JJ. dijo...

Probablemente el mejor texto que he leído y que vaya a leer del nuevo disco. Creo que volveré a escucharlo por el impacto que ha supuesto la pérdida del Duque pero también estoy casi convencido de que no me va a llamar la atención más allá de lo premonitorio que en cierto modo ha podido ser. Bowie fue para mí mucho igual que creo que está muy sobrevalorado a nivel de álbumes, hace demasiados años y demasiados discos que solamente me han atraído canciones sueltas. Ello no me impide reconocer que su etapa dorada en los setenta fue enorme y por ella merece los mejores honores. Abrazo.

victor dijo...

Hay que reconocer que es un disco lento de digerir......Pero no es la primera vez que pasa con uno de sus discos...Ahi estan "Earling" , "Heathen" o "Hours"........Este nuevo disco de entrada no me ha gustado....pero ya llevo unas cuantas..y la verdad es que va creciendo..Gran texto el tuyo.
Un saludo