jueves, 20 de febrero de 2014

BACK TO BLACK: TAJ MAHAL (1967)

La portada del álbum da pistas muy significativas sobre la actitud con la que en 1967 Henry Saint Clair Fredericks, alias Taj Mahal, debutaría en 1967; una casa victoriana en ruinas, símbolo de tiempos mejores y gloriosos para la raza blanca, y el hombre negro que se mece en su silla orgulloso con una National en las manos, simulando a aquellos viejos bluesmen de preguerra maltratados por la opresiva vida que les tocó vivir. Y es que los tiempos habían cambiado en 1967, o iban a cambiar definitivamente; por eso, al contrario de la tendencia que llevaba la música, más orientada hacia el nuevo soul, con predominio del funk y la psicodelia, la aparición de este disco se podría considerar como un acontecimiento retrógrado. Nada más lejos de la realidad, aquí nos vamos a encontrar una banda de joven, con ganas de renovar, de reinventar la música folk, a destacar sus dos guitarristas: Jessie Ed Davis, indio nativo, un guitarrista mayúsculo, talentoso con la slide y capaz de transmitir con escasas florituras;  Ry Cooder, sobra todo lo que te pueda decir de este tipo, su impresionante obra en solitario crece con cada escucha, más actual y recomendable que nunca. La fuerza con la que toca la banda, la poderosa voz de Taj Mahal, y su innovador uso de instrumentos clásicos (guitarra National y armónica) hizo que este disco volviera loco a los propios Rolling Stones, que lo incluyeron en aquel experimento que fue "Rock and Roll Circus" ( descúbrelo en  el DVD del concierto, en las extras Taj se lleva la palma). Aquí no estamos tratando con un aparcero que para desahogar sus penas diarias canta blues, hablamos de un universitario, hijo de un arreglista de jazz, que con un talento impresionante crea una obra  con temas tradicionales, temas de Robert Johnson, Sleepy John Estes, Willie McTell, Sonny Boy Williamson y, mas de 30 años después, canta para reivindicar con orgullo la música con la que otros se enriquecieron: Blues, la madre de todas las músicas.

7 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Desde hace años y años hay un doble album recopilatorio que no abandona los lugares de privilegio es de Taj Majal. Todavía al ver tu reseña me doy de bruces por no haberlo recordado en alguna de mis entradas del blog. Gracias por haber servido de collejaovers

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

La portada original, con esas aves danzando alrededor del maestro, era un horror; la buena es la de la reedición, la que tú pones, Antonio. Uno de mis discos favoritos, da igual género, lugar o época. Muy, muy, pero que muy bueno.

Saludos.

Johnny JJ dijo...

Iba a decir algo similar a lo que ha dicho Gonzalo, a todo esto culpable de que descubriera este gran disco y que se lo agradezco una vez más. Abrazo.

RAFA dijo...

pues es una de mis asignatura pendientes. Taj Mahal. que mas me recomiendas de el ?? muchas gracias,

AntonioR dijo...

Rafa estás es pecado mortal, ahí va:

- The Natch'l Blues: su mejor disco, ya sin Ry Cooder, espléndido con temas más cercanos al soul.

- Giant Steps/Old Folks at Home: son dos discos en uno, eléctrico y acúsitico. También muy bueno.

- The Real Thing: Un directo cojonudo, con una orquesta de metales a lo New Orleans.
Luego empieza un viaje por distintos estilos musicales que lo acercan a sonidos mas caribeños. a mi me gusta también, pero vuelve a retomar el camino del blues y el soul en sus disco más celebrados:
(Phantom Blues, Senor Blues y el último "Maestro")
Además tiene discos con incursiones en la música africana que ya son para muy fans. Saludos

Javier de Gregorio dijo...

Si, tengo el doble "Giant Steps/Old Folks At Home", y el fenomenal Rysing Sons con Ry Cooder. Por cierto, Taj estuvo viviendo en Madrid a primeros de los 70 en un pisito cerca de la Plaza de Toros de Las Ventas...Lo descubrí entonces con la imprescindible recopilación "LLena Tu Cabeza de Rock" de 1970 y, desde entonces, lo considero uno de mis favoritos.
Saludos,
JdG

jesus dijo...

Una referencia siempre constante , la base , la raíz de todo ; gran entrada Antonio , que nos andamos muchas veces por la rama olvidándonos del origen.
Abrazo!