miércoles, 4 de diciembre de 2013

BACK TO BLACK: JUNIOR WELLS, HOODOO MAN BLUES


Mi vida ha quedado unido a este disco desde que a principios de los 90, mi amigo Juan (3), entrara por la puerta del piso que compartíamos con él debajo del brazo. Fue el disco que me introdujo en el sonido de los clásicos del blues de chicago; hasta entonces, mis miras en el blues estaban más orientados a tipos como Stieve Ray Vaughan, Albert Collins...y otros guitars héroes por el estilo. Ese sonido (en vinilo) era diferente, me envolvió como si estuviese en un auténtico club de blues del los 60'; era directo, sencillo y sincero. Músicos que conseguían de sus instrumentos niveles de emoción inigualable. Apenas amplificado, el sonido se recogía directamente por los micros del estudio y poco más. Junior Wells (voz y armónica), Buddy Guy (guitarra y voz), Jack Myers (bajo) y Bill Warren (batería), producidos por Bob Koester (dueño del sello Delmark) consiguieron en el 65 una de las mejores grabaciones de blues de la historia, similar a lo que fue para el Jazz el disco "Kind of Blue" de Davis.
El propio Buddy Guy confiesa que estando grabando el disco tuvo problemas con el amplificador, llegando a recogerse el sonido de su guitarra a través de un altavoz Leslie, el típico que se utilizar para amplificar órganos Hammond. 
Hay algo en el disco, a pesar de la diversidad de temas (escogidos entre propios de Wells y Guy y clásicos de Elmore James, Sonny B. Williamson...), que los une, a parte de la inigualable voz negra de Junior Wells y la guitarra deslumbrante de Buddy Guy. Creo que es cierta magia que en ocasiones surge cuando los talentos se unen, que es parte del azar, del trabajo y la admiración mutua. La banda suena poderosa, con un tono especial, como si hubiesen coincidido en una afinación desconocida hasta ahora. Tiene mucho que ver, ya lo deja caer el título, con algo sobrenatural, con alguna conjuración por encima de lo terrenal. 
Los temas, se dejan caer como continuaciones y partes de un todo, "Snatch It Back And Hold It" es una obra maestra, no conozco a nadie que le haya hecho justicia a este tema al nivel que lo canta Wells; "Good Morning Little Schoolgirl" y "You Don`t Love Me" son directamente robados de sus creadores para nunca más volver a su versión original; "Hound Dog" es la reivindicación de que este tema fue siempre negro a pesar de la versión del rey Elvis; "Ships On The Ocean" y "In The Wee Wee Hours" son dos demostraciones de como mantener la emoción, como el sonido se convierte en algo físico que casi puedes sentir su roce; "Hoodoo Man Blues" es un viejo tema de Wells que provocaba en el público auténticas reacciona catárticas de violencia y desinhibición que le prohibían en algunos conciertos; "We're ready", esa manera de tocar la armónica de Wells es portentosa, nada exhibicionista y donde los golpes de diafragma forman parte de la propia melodía. El resto del disco es pura magia negra.
Cada vez que lo escucho me sigo acordando de aquella cinta provisional que mi amigo me grabó hasta que reuniera algunas pelas para pillármelo. Recordar aquellos momentos me emociona, los hecho de menos, tenían su encanto, quedaba mucho por descubrir de la vida y de la música. Ahora y hoy los hecho más de menos que nunca. 


5 comentarios:

Javier de Gregorio dijo...

Si, los muy primeros discos, fuera en el formato que fuera, y las muy primeras canciones dejan una gran huella, sin abandonarnos nunca, y no deja de ser un hermoso retorno el recuperarlas de vez en cuando.
Saludos,
JdG

bernardo de andres herrero dijo...

Siempre me ha gustado Buddy Guy , me pareció más versátil y a la vez duro que otros grandes como BB KIng o John Lee Hooker

Rafa dijo...

Pues si, uno de los mejores discos de blues de la historia. Gran homenaje !!!

Johnny JJ dijo...

No lo controlo, y ya veo que tiene un significado muy especial para tí. El tema que has puesto está muy chulo, me lo he anotado para hacerme con él. Abrazo.

Chals dijo...

Pelos de punta compañero, este disco lo voy a buscar, es para tener.