martes, 3 de septiembre de 2013

BARRENCE WHITFIELD AND THE SAVAGES: NEGRO ROCK AND ROLL

El rock and roll, por derecho, pertenece un poquito más a la comunidad afroamericana antes que a cualquier otra. No es raro que en discos muy primerizos de blues de gente como Louis Jordan, Big Joe Turner, Jimmy Reed y otros haya temas que encajan perfectamente en lo que entendemos por un canción standard de rock 'n' roll. Más tarde llegarían rostros pálidos que se adueñarían de ese privilegios y se autoproclamarían "kings" de manera injusta mientras mitos como Berry o Richard caían en constantes desgracias o inmerecido olvido. Barrence Whitfield está aquí para demostrar como empezó todo esto y recordar quienes son los auténticos reyes; para ello se rodea de músicos blancos, The Savages, con afinidad por lo salvaje y los tres acordes (de hecho el origen de la mayoría está en el garage rock principalmente)y desde los 80s no han dejado de rockear de manera admirable con una inmensa discografía que unifica la tradición negra del blues y el soul en un sonido rockero brutal de una garganta cercana al mencionado Little Richard o al gran Howlin' Wolf e incluso al primero Don Covay. Hoy he escuchado el último disco de Barrence, "Dig Thy Savage Soul" y me he quedado sin aliento, su mejor disco, temas increíbles y una banda que se ajusta como un guante a la salvaje laringe de Barrence como nunca, escucha si no "I'm Sad About It" y la genial "Show Me Baby" que sería capaz de resucitar de un tirón a los mismísimos hermanos Chess.

Más salvajadas:

Dig Yourself (1985). Después de un primer disco que pasa desapercibido por su propuesta primitiva y apartada de los ritmos sintetizados y discotequeros de los 80's, atacan con este maravilla que rompió en aquellos años todas las rodillas de miles de  rockabillys y sobre todo gracias al apoyo de salas y discjockey ingleses.



Let's Lose It (1990). Idolatrados a estas alturas por el mismísimo Elvis Costello, no paran de sacar auténticas bombas de rock primitivo y ese esfuerzo desembocan en este memorable larga duración producido por el mismísimo Jim Dickinson. Brutal exhibición de Barrence y sus salvajes, con un sonido más pulcro y versiones de vértigo como "I Smell a Rat" de Leiber-Stoller (antes cantada por Big Mama Thornton).



Savage Kings (2011). Primer disco que escuché y memorable experiencia, no sólo por la genial interpretación de Whitfield, también por la increíble guitarra de Peter Greenberg. Todos los temas son pildoras de rock and roll compulsivo adornados por geniales solos de saxofón a cargo de otro músico a resaltar, Tom Quartulli.


6 comentarios:

RAFA dijo...

Tienes toda la razon en lo que escribes. Aunque el garage rock/soul no es lo mio, ojala esta fuerza de la naturaleza hiciera un disco mas soul/rock, seguro que me dejaria ko.
un saludo,

bernardo de andres herrero dijo...

Lo vi en directo presentando su primer disco en España. Solo puedo decir IMPRESIONANTE. una de las pocas entradas de conciertos que guardo. especial muy especial

AntonioR dijo...

RAFA:

También hay estupendos momentos de soul en sus discos...domina todos los palos. Saludos

BERNARDO:

Ya puedes darte por afortunado ¡qué envidia! Además el primer disco, uno de mis favoritos...Saludos

Jose Antonio Garcia Castro dijo...

como se dice por ahi....ME GUSTA.

Johnny dijo...

Lo vi en directo hace tres años junto a la banda vasca Petti & The Bloodyhotsak y disfruté como un cosaco. Bien por reivindicarlo. Abrazo.

AntonioR dijo...

Vaya, a ver si voy a ser el único que no lo ha visto en directo...me muero por verlo...un día de éstos, seguro.
Por cierto, JOHNNY, tiene un disco con Petti magnífico que se me ha escapado en la reseña.